jueves, 20 de septiembre de 2007

Empresarios mileuristas

Un amigo mío sufrió un ataque de corazón a causa de la ansiedad que le provocaba la marcha de su empresa. Ahora está bien, tras el infarto vendió su mitad del negocio y pasado un tiempo de dificultades encontró trabajo en el que se siente a gusto, tiene buen aspecto.

Yo lo conocí antes de constituir su empresa, progreso y vi como sus productos se situaban en lugares destacados, me consta que con una facturación considerable. Con todo, el otro día me contaba que ahora ganaba más de los 1000Euros que en su tiempo “cogía” (parece robar) para sí y su familia, de su negocio.

A muchos administradores propios les pasa eso, no lo del infarto afortunadamente, sino que tienen un tremendo complejo de culpabilidad si se pagan a ellos mismos lo que les corresponde. Piensan que si se pagan poco, los últimos normalmente y “reinvierten” el dinero destinado a su sueldo les irá mejor en “el futuro”, pero a veces el futuro va menos bien de lo esperado.

Es un error, hay que separar económicamente la vida profesional de la personal en tiempo real. A lo mejor no lo notamos pero si se viste ropa gastada, no se tiene un dinero en el bolsillo para los reglamentarios caprichos y aficiones o incluso no se come bien, se pierde “el empuje”, la consideración propia y la de los demás lógicamente y eso no es nada bueno para nuestro negocio que en definitiva es, un gesto de nosotros mismos.

Yo me pregunto ¿Para que montar una empresa si vamos a cobrar poco dinero personalmente?¿Si quisiéramos contratar a un director o gerente profesional para gestionar nuestra empresa aceptaría ganar menos?¿No vamos a cobrar por nuestro
trabajo? ¿Correr el riesgo de beneficios inciertos y cobrar menos que el que no lo hace?

Nuestro sueldo debe estar incluido en los gastos fijos habituales de la empresa, ha de ser el primero; puesto que es el principal sentido de nuestra empresa. Si no vamos a dejar de pagar a nadie, mucho menos a nuestros empleados ¿Por qué a nosotros mismos sí?

2 comentarios:

Gustavo dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo en que el sueldo del emprendedor/empresario debe estar incluido en los gastos habituales de la empresa.
Aunque es evidente que inicialmente no se debe poner un sueldo muy alto ya que correriamos con muchos gastos. Desde mi punto de vista este debería ser gradual y se incrementaría al mismo ritmo de crecimiento de la empresa. Pienso que el sueldo adecuado es el que yo pagaría a una persona externa de la empresa por hacer lo que yo hago.
Llevo con mi empresa 1 año y algunos meses y lo hemos hecho de esa manera y sinceramente no nos ha ido nada mal.

Rafael Pazos dijo...

Gracias por el comentario Gustavo.

Aunque mi opinión respecto al beneficio producido por el recorte de ese gasto, no es tan evidente.

Al respecto, a ver si logro localizar unas cifras para una entrada sobre este tema que seguro te van a interesar.

El primer año acostumbra a ser el más difícil, me alegro honestamente que lo hayais superado. No niego que tengo curiosidad por saber que empresa es.