martes, 11 de septiembre de 2007

¿Yo empresariooo?


Hace poco un profesional independiente me decía algo así como: “Si tengo que realizar yo mismo el trabajo, diga lo que diga hacienda no soy empresario

¿Cual es exactamente la definición de empresario? La mía sería:

El empresario es aquella persona que decide la organización de recursos materiales y humanos con intención de producir beneficio y/o valor”.

Lo habitual en más del 90% de las empresas de Tenerife es que: el empresario, el empleado y el inversor sean la misma persona, aunque sus figuras perfectamente se pueden diferenciar y se diferencian en la práctica.

Por ejemplo, tenga el tamaño que tenga la empresa y aunque no lo deseemos:

=> Nuestros clientes esperan que realicemos el empleo del servicio o producto.
=> Hacienda, los proveedores, acreedores...etc. nos tratarán como empresarios.
=> Para los bancos (o los familiares que nos han prestado el dinero) seremos inversores

En mi opinión cualquier emprendedor que vaya a poner en marcha una empresa o ya la tenga y, como los tres oficios que deberemos cubrir igualmente. Deberemos tratar de prepararnos lo máximo posible en los tres, antes y durante toda la vida laboral.

Son:

=> El empleo del objeto de su negocio (pintura, producción musical, transporte, ...etc.)
=> El empresario (Recursos humanos, marketing, negociación, compras, contabilidad, capital circulante, almacén, balances...etc.)
=> El inversor (finanzas, economía, derecho civil, mercantil, tributario...etc.)

El correcto aprendizaje de estas tres profesiones permitirá ante todo diferenciar las figuras para ser más efectivos en su presente o futura empresa.

Pero adiestrado la mayor cantidad de su tiempo laboral pase de empleado a empresario profesional.

Tal vez luego, de empresario a mero inversor.

Un saludo

2 comentarios:

migue dijo...

Mi definición de empresario casi que mejor me la guardo. Sobre todo la de aquellos que jamás dirían esa frase con la empiezas tu post, esos a los que lo de 'realizar yo mismo el trabajo' les queda tan lejos, como cerca 'que realicen mis empleados mis tareas cotidianas, que aguanten mi tiranía, que para algo les pago'. Y es que cuando hablamos de aumentar el capital, de sacar beneficios, de ahorrar, me vienen a la mente muchos años de contratos basura, de sueldos mínimos, de robos en mi nómina a costa del IPC.

En fin, que supongo que pagan justos por pecadores y que yo habré tenido mala suerte, pero es que hay mucho hijo de puta suelto. (Vaya, al final sí que di mi definición de empresario).

Saludos

PD: el que no se sienta identificado, que tampoco se sienta ofendido, que no va por él.

Rafael Pazos dijo...

Supongo que de todo hay en este viñedo. Gracias por tu comentario Miguel.

En otra entrada hablaré de lo/los que mencionas.